16 may. 2019

La Vida es Basura (edición definitiva)

2019




















Despertad, Borregos!

Tras años de obsesionante revisión, acá está, por fin, la que considero la versión definitiva de mi segunda novela publicada en 2011. Además, contiene textos, fotografías, comics y otro material adicional... Que lo disfruten!

Mi infinito agradecimiento a todos los que apoyaron y difundieron esta obra a través de los años.

Acá los enlaces:

Scribd

docs.google

Wattpad

R.

1 feb. 2019

La Casa de la locura, el amor y la Muerte

2019



Acá les dejo el excelente ensayo sobre la novela La Casa (2008), realizado por el historiador, etnólogo, museólogo, poeta y amigo Camilo Morón. Publicado en la revista Cruxentiana #6.

¡Qué lo disfruten!

Scribd

Drive

R.

13 dic. 2018

La Fiesta de Zezozose Zadfrack

2017


Cuando Iván llegó a la fiesta de su primo Zezozose se encontró en la puerta a María Ramona, Mamona, la hermana del cumpleañero, la linda quinceañera de ojos egipcios que tenía ocho meses de embarazo. «Llegas temprano» le dijo ésta, mirándolo con aquellos hermosos ojos. A pesar de su fama de zorra, a Iván le gustaba mucho su prima Mamona. Era raro verla fuera del apartamento. Los padres, en su intento por ocultarle al mundo aquella bochornosa barriga, la habían sacado del liceo para mantenerla encerrada. No la dejaban ni asomarse a la ventana. Ni siquiera la dejaron arreglarse para la fiesta.

—¿Y el cumpleañero? —preguntó Iván.
La niña se encogió en hombros.
—Seguramente en los columpios —dijo.
—¿En los columpios?
—Sí —asintió ella, indiferente—. Oye, ¿de casualidad sabrás qué será bueno para los granos?
La muchacha se bajó una de las mangas de su blusa y le mostró el chichón que le había salido en un hombro.
—No sé —dijo Iván, sonrojado.
—¿Y si me echo Sánalo? —volvió a preguntar la chica.
La blusa se deslizó dejando a la vista un pezón rosáceo oscuro.
—¿S-sánalo? —balbució el muchacho, con los ojos enormes como platos.
—Dicen que el semen también sirve.
—¿S-semen?
En ese momento apareció Mamerce, la madre de Mamona. Venía con varias bolsas del supermercado y la cara tostada por las largas horas expuesta al sol. «Bendición, mami» dijo la niña, subiéndose rápidamente la manga de su blusa. «Bendición, tía» le saludó Iván, pasándose la mano por la frente sudorosa. La mujer los miró a ambos con recelo y masculló un ininteligible «Dios los bendiga». Luego dejó las bolsas en el suelo y le ordenó a la hija que la ayudase a cargarlas. Ésta, de mala gana, levantó la menos pesada y se metió en el apartamento. «Y cuidadito con los huevos» le advirtió la madre.

«Pasa, Ivancito» dijo Mamerce. El muchacho se adentró en la sala y se quedó mirando las sillas de plástico arrimadas contra la pared y los globos de colores alegres que decoraban el techo. En la mesa del comedor vio el tazón de gelatina y el enorme pastel de crema azul coronada con una gran vela en forma de once.
—¿Quieres refresco? —preguntó la tía.
—No —dijo el chico, curioseando en los portarretratos—. ¿Y el tío Lázaro?
El rostro de la mujer endureció. Se dejó caer pesadamente en una de las mecedoras de ratán y comenzó a mecerse para adelante y para atrás, así como hacen las mecedoras, para adelante y para atrás.
Toda la familia estaba al tanto de las frustraciones de Mamerce. No es que fuera una mujer desdichada, es que no amaba a su marido. Nunca lo amó. Prefería las mujeres. Las mujeres y viajar. Mamerce había viajado mucho de joven, incluso a la misma edad que ahora tenía su «estúpida hija embarazada». Había ido a Maracaibo, a Barquisimeto, a Caracas; siempre sola, siempre escapada, sin duda la mejor época de su vida. Ahora, casada y con hijos, se sentía atrapada, esclavizada, igualita a la mujer que salía retratada en las cajas de esponjas jabonosas Lustrillo, con un moño en la cabeza, un delantal de cocina, una olla en una mano y una esponja jabonosa en la otra.
La mecedora siguió meciéndose para adelante y para atrás, para adelante y para atrás…
—¿Quieres refresco, Ivancito? —volvió a preguntar la tía.
Esta vez el muchacho aceptó.
—¡Zezo! —gritó Mamerce—. ¿No me oyes, hijo? Sírvele refresco a tu primo.
Iván lo vio moverse cerca del balcón. Iba vestido con un short caqui y una franela del Capitán América. Una bolsa de papel le cubría la cabeza, y a través de dos orificios en ella pudo verle los ojos. No, no había nada bueno en los ojos del cumpleañero. ¡Y ese nombre! Zezozose Zadfrack, el mismo que le pusieron al hijo de Charles Manson, «nombre de perro, de gato exótico».
En ese instante reapareció su prima Mamona. Cualquiera pensaría que era ella la cumpleañera. Se había maquillado y puesto un hermoso vestido de comunión, blanco, espectral, con volados en los hombros para taparle el grano y arreglos en la parte frontal para disimular la panza; el cintillo en el pelo la hacía poseedora de un incómodo encanto nupcial. «¿Te gusta mi vestido, Ivancito?» le preguntó su prima y el muchacho, hechizado por aquella mirada de Nefertiti, se demoró en reaccionar.
—¿Iván, por qué no sacas a bailar a Mamona? —le animó su tía desde la mecedora.
—Y-yo no bailo con niñas —respondió el chico, cohibido ante la belleza y el perfume de su prima.
—¡Tonterías! —replicó la mujer y estiró el brazo hasta el tocadiscos—. ¡A bailar!
Y así, agarraditos de las manos, los dos primos comenzaron a dar vueltas por la sala al ritmo de: «Si necesita reggaetón, dale / Sigue bailando mami, no pares / Acércate a mi pantalón, dale / Vamos a pegarnos como animales».
Desde un primer momento Mamerce planeó un bonito espectáculo para el undécimo cumpleaños de su hijo. Hubiera preferido, sin embargo, que los niños realizaran un baile que enalteciera más la idiosincrasia falconiana, como Las Turas o el Tambor Coriano, pero en aquella casa no había nada de eso.
—¿Y el grano? —preguntó Iván.
—Mejor —dijo su prima.
—¿T-te echaste Sánalo? —el corazón de Iván latía con fuerza.
La niña no contestó. Su cleopátrica mirada hablaba más que su boca.
Entre tanto Zezozose, que se había movido hasta la mesa del comedor, no dejaba de observar —con ojos inyectados en sangre— cómo su hermana se contoneaba y rozaba al ritmo de aquellas notas del infierno. «Zorra» le increpó en silencio. Mamona, sintiendo la mirada de su hermano sobre ella, se acercó al oído de Iván y le secreteó: «¿Sabes lo que le gusta a Zezozose? Escuchar a la gente cagar. Espera a que alguien entre al baño y se queda afuera con la oreja pegada en la puerta. Es un cochino». El cumpleañero, que lo había escuchado todo, apretó sus puños con fuerza y soltando un terrible alarido salió corriendo a la cocina. Una vez allí, abrió la nevera y sacó el cartón de huevos. ¡PLAF! ¡PLAF! ¡PLAF! Uno tras otro empezó a estrellarlos contra la bolsa que tenía puesta en la cabeza. ¡PLAF! ¡PLAF! ¡PLAF! «¡Solo quería hacer todo bien! —exclamó, sollozante—. ¡Todo bien!». Cuando ya no quedaron huevos qué quebrar agarró uno de los cuchillos de la gaveta y regresó a la sala.
«¿Qué haces, hijo? —preguntó la madre—. Me estás asustando». El pequeño cumpleañero de rostro de papel y ojos desorbitados, tomó impulso y se abalanzó con fuerza sobre los bailarines. Nadie prestó demasiada atención a la aparatosa caída de Mamona. Iván, iracundo, intentó agarrar a Zezozose por el cuello, pero resbaladizo como estaba por los huevos que le chorreaban, logró escapársele guindado de las cortinas, como un enorme tuqueque.
—¡Te mataré! —gritaba Iván, tumbando sillas y reventando globos.
—¡Ivancito! —le regañó la tía—. Esas no son formas. Él es tu primo y está de cumpleaños.
De repente se oyó un chillido aterrador y todos en la sala se quedaron como piedra al ver el líquido que manaba del vestido de comunión de Mamona, justo a la altura del vientre, donde se había clavado el cuchillo.
Mamerce volcó la mecedora al salir corriendo, cubrió a su hija entre sus brazos y deshecha en lágrimas exclamó: «¡Oh, mi niña, mi adorable princesa!». Mas enseguida, cuando levantó la cabeza y miró a los dos niños de pie junto a ellas, se limpió los ojos y dijo: «bueno, bueno, nos encantará tenerte de vuelta otro día, Ivancito. Nos llamas antes, ¿oíste? Nos llamas».




R.

26 oct. 2018

Baby Lenon

2018




















R.

2 ago. 2018

LA CASA - Edición 10° Aniversario

2018




















La Casa —originalmente “La casa de Jack”— es una nouvelle o novela corta de larga gestación (1997-2008); un texto-hobby que durante una década engaveté y desempolvé repetidas veces sin percatarme de lo que iba forjando “entre las sombras”. Era consciente, sin embargo, de querer hacer algo apasionante, de crear algo que se leyera en una sentada, sin descripciones tediosas ni personajes molestos; que no aburriera, ¡que no me aburriese a mí mismo!

El resultado no pudo ser más gratificante.
  
                                                    Ricardo Díaz Borregales, 2018

Descárgalo acá:
Scribd
Google Drive


R.

11 may. 2018

Nueva portada "Koro y otras Partes"

2018














Acá la nueva portada -de colección- para los relatos Koro y otras partes (2017), Mención Especial en el Concurso Nacional de Narrativa Salvador Garmendia (Caracas, 2017). Abajo los enlaces de descarga y lectura online, qué lo dsfruten!

Google Drive
Scribd
Wattpad

R.

25 abr. 2018

Jornada Literaria en el Liceo Cecilio Acosta, Coro

2018

24 de abril de 2018, anfiteatro del Liceo Cecilio Acosta, Coro


Acá junto a alumnas destacadas

Parte de los trabajos expuestos en la jornada






Junto a alumnos y la Prof. Isobduly Bello (a la derecha)





























El día martes 24 de abril, celebrando la semana del libro y del idioma, se realizó una Jornada Literaria en el anfiteatro del Liceo Cecilio Acosta, de la ciudad de Coro.

Mis felicitaciones a todos los alumnos por sus excelentes dramatizaciones, carteleras y ponencias; también a los docentes y al personal del plantel por tan maravillosa jornada, en especial a la profesora Isobduly Bello por la cordial invitación.

A todos, mi infinito agradecimiento.

R.