16 abr. 2010

Historia de amor (en dos actos)

2004

Acto primero:

Lo siguiente es mi historia de amor, preste mucha atención:
la noche en que la vi me enamoré, se acabó mi dolor.
Era errado pensar que la podía amar, tenerla hasta el final.
Era hora de irme, justo aquí, se extinguía mi luz…

De repente le escuché decir:
¿Sabes que esto es el fin?
¡Tócame! Yo te tocaré.
Yo te he esperado también…

Semejante al amor. ¡Semejante a la Muerte!
Diosa en forma de gente.

Finalmente llegaste, justo cuando ya me harté.
¿Por qué éste dolor?
¡Te esperé! ¿Dónde estabas?
¿Te olvidaste de mí? ¿No soy digno del amor?
¡Cállate! No te soltaré. No eres libre, eres parte de mí.
Eres tú. ¡Eres tú! ¡ERES TÚ!
La Muerte.

Acto segundo:


¿Y para qué contarle si a mi amante, pues, mi vida le entregué?

Destrozarás mi carne, mi piel, dueña de mi ser.
Puedes tomar mi sangre, soy un cautivo, esclavo de ti.
¡Esto es amor! Sin dolor. Ni temor.
Tu cuerpo hoy me guiará, yo lo seguiré, pronto moriré.
¡Vámos Muerte! ¡Otra vez!
Hagámoslo una última vez.

Recuerda que puedo verte. Listo o no, vas a morir.
No hay que correr. ¡No va a doler! Muere feliz, hoy iré por ti.
Lograrás poder dormir, lograrás calmar la sed.
No pienses en vivir, sólo piensa en amarme.


¿Escuchó usted ésta historia de amor que mi alma le contó?
Míreme, no hay dolor. Soy feliz.
Estoy muerto.

R.