26 sept. 2011

Reseña de "La Vida es Basura" (por Manuel Cabesa)

2011

"¿Todavía es posible contar con buenas historias en la narrativa venezolana? ¿Todavía podemos encontrar textos que produzcan en el lector “un período de reacción mental y emocional”, como pretendía Joseph Conrad? Con la lectura de LA VIDA ES BASURA (Coro: edición del autor, 2011) de Ricardo Díaz Borregales (1978) he descubierto que esta posibilidad es todavía factible.

En escasas cien páginas, el autor nos propone un relato tenso, lleno de acciones que sorprenden al lector por lo patético del contexto donde suceden, sin que podamos pensar que la historia, aunque ficticia, no pueda convertirse en una lamentable realidad.

Esta breve novela nos cuenta la historia de Adora y Rafa y la de su extraña relación; ella desde muy joven seducida por la idea del suicidio, él dominado por una terrible enfermedad que lo obliga a envejecer prematuramente, lo cual lo va convirtiendo precozmente en una inteligencia que podemos sentir bastante tenebrosa. También es la historia de su encuentro no menos alucinante, que trae a la mente otra patética historia: la que nos narra Almodóvar en su excelente película ÁTAME.

LA VIDA ES BASURA muestra el lado oscuro de algunas vidas humanas a través de estos dos personajes, su lucidez, su cinismo ante la evidencia de un destino que les resulta inevitable. Los otros personajes, los que giran alrededor: la abuela, el enfermero que atiende el sanatorio Vida, el novio-profesor de Adora, no hacen más que complementar la visión cada vez más lúgubre de un destino inexorable, asentados en lo que consideran lo normal en cualquier vida humana, sólo logran que ella y Rafa se encuentren a sí mismos en la más terrible desnudez de su existencia.

Pero en el relato de Díaz Borregales, hay también algo de ternura, un poco de compasión por el destino de sus personajes, a los que va develando en sus tintes más íntimos de una manera apasionada, digamos que objetiva, no permitiendo que lleguemos a sentir por ellos algún tipo de lástima.

Después que Rafa muere aún lo sentimos transitar en las fantasías más desgarradas de Adora. A ella, mientras tanto, la vemos continuar con su vida un poco al margen del hecho de vivir. El final no puede ser más sorprendente aun así bastante lógico, digno de cualquier filme de suspenso psicológico bien argumentado. Es más creo que esta excelente novela de Díaz Borregales sería del pretexto ideal para quien quiera realizar una buena película con esmero y profesionalismo.

Vemos entonces, como desde la apartada ciudad de Coro, un joven autor emprende la tarea de contar una historia seria, trascendente, novedosa dentro de nuestra narrativa, llena de pliegues que van envolviendo al lector en una trama madura, digna de paladares exigentes".

Manuel Cabesa
(Caracas, 1960) narrador, poeta y ensayista.


Publicado en el suplemento cultural CONTENIDO
del diario "El Periodiquito" (Maracay), sàbado 24 de septiembre de 2011.


Publicado en la sección cultural del diario EL VENEZOLANO
Ciudad Guayana, martes 4 de octubre de 2011


Gracias Manuel, amigo.


R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario