29 nov. 2009

Pirómanos

2007

Sí, en ocasiones suelo arder.
Bebé, acompáñame ésta vez

Sé que deseas que no dure por siempre;
pero no me engañas,
adoras la música rock, el fuego, y a mí.
Con sólo mirarte presiento lo que ocurre en tu piel.

Muérdeme, ya los besos no funcionan.
¿Cómo desahogarme ahora de este calor?
Hoy necesito algo extra,
y no me refiero a la lujuria.

Ven, bailemos entre llamas.
Entre más nos quema más nos gusta,
y nos gusta estar aquí.
Éste lugar se está calcinando y no nos importa.
Ardamos por voluntad propia.
Arde, bebé.

Dedicado a Y.


R.

2 comentarios: